¿Dónde está el edge?
 
 

¿Dónde está el edge?

 
TradingSys (AndG) - 20 Sep 2015
0 comentarios
 

tradingsys El edge o ventaja aprovechable es un concepto escurridizo y con multitud de interpretaciones.  Desde los defensores del Random Walk,  para quienes no hay nada que aprovechar porque los movimientos de precios son aleatorios, hasta los traders profesionales  que basan su operativa en la búsqueda de patrones e ineficiencias en los mercados, encontramos un amplio abanico de puntos de vista que iremos exponiendo en este artículo.

 

Un edge en la operativa puede ser definido como un conjunto de condiciones en la dinámica de los mercados que cuando se presentan  aumentan la probabilidad de obtener beneficios superiores a una lógica pasiva basada en comprar y mantener. En este sentido, decimos que una estrategia diseñada para aprovechar alguna ineficiencia en los mercados es capaz de generar alpha cuando su rentabilidad ajustada por riesgo es mayor que la de un benckmark de referencia, por ejemplo un índice general o sectorial.

El caso más sencillo de edge lo encontramos en una estrategia típicamente tendencial: Si el sistema es capaz de filtrar el ruido y posicionarse en la dirección de la tendencia consiguiendo generar alpha de manera consistente, entonces su lógica ha sido capaz de extraer alguna ventaja aprovechable de la aparente y dominante aleatoriedad en las formaciones de precios. En otros casos, el edge consistiría en aprovechar un movimiento anti-persistente o de reversión a la media, una pauta de calendario, un desequilibrio entre contado y futuro, una pauta direccional intradiaria, un gap de apertura, etc. En este punto conviene que aclaremos un malentendido; un edge no tiene por qué traducirse necesariamente en un aumento de las operaciones ganadoras. De hecho un sistema tendencial puede tener un porcentaje de aciertos muy inferior al de tirar una monada al aire. Su ventaja está en aprovechar al máximo la duración de la tendencia, cortando rápidamente las pérdidas. Es decir, en obtener una relación entre el tamaño de las operaciones ganadoras y perdedoras (o ratio W/L) muy favorable.

El edge o ineficiencia a explotar determinará qué reglas de operativa tendremos que aplicar en cada caso para construir un sistema ganador. El problema muchas veces será saber si esas reglas funcionan en una ventana muy estrecha de configuraciones del mercado o son extrapolables a otros mercados y configuraciones. Las pautas no son estáticas, van cambiando entre marcoépocas; pueden fortalecerse o debilitarse, cambiar su frecuencia, mutar en otro movimiento ligeramente distinto e incluso desaparecer por algún tiempo.

Por otra parte está el tema de la fundamentación del edge: No es lo mismo que la ineficiencia a explotar pueda relacionarse con algún factor inherente a la dinámica de los mercados o que se trate de una pauta en los precios obtenida mediante técnicas de  data mining. Como ya vimos en los artículos dedicados al tema (Sistemas y ciclos temporales I, II y III) algunas pautas de calendario tienen una consistencia estadística fuerte, aunque es imposible relacionarlas con algún elemento o proceso en los mercados que las justifique. Otras (rally de Santa Claus, efecto fin de mes, etc.) encuentran una fundamentación débil. Sin embargo, en muy pocos casos encontramos una relación causal que nos permita acreditar el origen real de tal anomalía.     

Por último, vayamos a la pregunta que da título a este artículo: ¿Dónde está el edge?   ¿Debemos descubrirlo o podemos generarlo al diseñar la estrategia? La respuesta a esta pregunta nos lleva a las tres siguientes alternativas: El edge está en las entradas, el edge está en las salidas, el edge está en el espacio posicional. Como la respuesta es muy larga y está sujeta a infinidad de matices, vamos a analizar cada alternativa por separado.

 

1.- EL EDGE ESTÁ EN LAS ENTRADAS.

 

Defienden esta postura quienes consideran que los mercados no son completamente eficientes y que es posible encontrar numerosas configuraciones (figuras, ciclos, tendencias, patrones) en las series de precios o en las relaciones entre activos (arbitraje) que permiten obtener beneficios superiores a los de una estrategia pasiva basada en comprar y mantener.

Casi todos los traders  que conozco están convencidos de que el edge está en la elección del momento y nivel de entrada al mercado. Da lo mismo que las reglas de posicionamiento utilicen medias móviles, canales de precios o cualquier indicador técnico. De lo que se trata es de capturar una configuración del mercado compatible con la lógica tendencial, antitendencial o arbitrajista que se esté empleando.

Según este planteamiento, las reglas de salida (stop loss, profit targets, trailig stops, etc.) contribuyen a mejorar las estadísticas del sistema, pero por si solas no convierten una estrategia perdedora en ganadora. De este modo, un sistema con entradas completamente  aleatorias es incapaz de generar alpha con independencia del mecanismo de cierre elegido. Y, a la inversa, una lógica puede ser efectiva sin necesidad de emplear ningún mecanismo de salida. Tal es el caso de los sistemas de tipo continuo, que están siempre en el mercado e invierten posiciones. La única excepción a esto serían los sistemas basados en pautas horarias y de calendario: Los puntos de entrada y salida acotan el intervalo que contiene el edge, por lo que resultan igualmente importantes.

Los defensores de esta postura buscan el edge en:

 

- Los movimientos de expansión y contracción de rango.

- Los niveles de precios que delimitan zonas de soporte y resistencia.

- Los incrementos y decrementos de volatilidad.

- Las correlaciones entre activos y mercados.

- El momento (mes, día, hora) de entrada al mercado. 

- Las situaciones de sobrecompra y sobreventa.

- Las ondas y ciclos.

- Los niveles de aleatoriedad y ruido.

 

Y esto da lugar al diseño de estrategias con unas técnicas de entrada muy características:

 

a)  Cruces de medias e indicadores basados en medias: El principal objetivo es no perder ninguna tendencia importante y, su lógica de acompañamiento, dejar correr los beneficios y cortar rápidamente las pérdidas.

b)  Ruptura de canales de precios: Aquí normalmente combinamos volatilidad y tendencia. Buscamos como punto de entrada el desbordamiento de un canal o banda de precios (Donchian, Keltner, Bollinger) y lo hacemos en la dirección de una tendencia de fondo medida por una media larga u otro indicador.

c)  Reversión a la media: En este caso lo que buscamos son puntos de vuelta (pivot points) que nos permitan operar en un rango estrecho de precios. Esta lógica es efectiva cuando los mercados están en fase de contracción y, obviamente, el edge  está en determinarla de manera precisa.

d)  Arbitraje estadístico: Esta lógica trabaja con pares de activos con elevada correlación (o descorrelación) histórica. En este caso el edge estará en la correcta elección del momento en el que realizamos la compra y venta simultanea de ambos activos.

e)  Patrones de calendario: Este enfoque se asienta en la determinación de un efecto (rally de Santa Claus, principio y fin de mes, ciclo electoral, semana de vencimientos...) persistente en largos períodos. El edge está en el intervalo en el que se mantiene abierta la posición.

 

Todas estas estrategias tienen un punto en común: La elección del momento y nivel de entrada es determinante para capturar el edge, mientras que los filtros y mecanismos de salida son elementos que contribuyen a mejorar su rendimiento.

 

2.- EL EDGE ESTÁ EN LAS SALIDAS.

 

Algunos autores de peso como Chuck LeBeau, David Lucas y Van K. Tharp plantearon en la década de los 90 una cuestión de la que no se ha dejado de hablar: ¿Puede ganar dinero un sistema con entradas aleatorias? Es decir, incluso dando por buena la teoría del Random Walk y asumiendo que es imposible o muy difícil encontrar  ventajas aprovechables y persistentes en el tiempo, podríamos diseñar estrategias ganadoras gestionando adecuadamente las salidas y el tamaño de la posición.

Primero LeBeau y Luckas (The Technical Traders Guide to Computer Analysis of the Futures Markets, Irwin, 1992) diseñaron un experimento tomando distintos mecanismos de entrada (cruce de medias, ruptura de bandas, osciladores) y un stop simple consistente en salir de la posición con una orden a mercado transcurridas x barras. Tras repetir el experimento en muchos mercados y con distintos tamaños del stop, llegaron a la conclusión de que ninguno de los mecanismos de entrada conseguía un edge claramente superior al de un sistema de entradas aleatorias. Pero estamos ante un experimento viejo, con más de 20 años a sus espaldas, realizado sobe barras diarias y con en una lógica tendencial. Esta última es a mi juicio su principal debilidad: Un movimiento tendencial largo se desarrolla entre el inicio de una fase expansiva o tramo tendencial, que puede durar días o meses, hasta el principio de una fase contractiva o de desaceleración. Un mecanismo adaptativo simple, como el cruce de una EMA larga y otra corta, aun siendo tosco, puede capturar la esencia de este movimiento. Pero una serie de salidas dispuestas a intervalos fijos (2, 4, 6, 10 días) no es la mejor manera de hacerlo.

Pero sin duda el experimento más conocido es el que describe Van Tharp en el capítulo 8 de su libro Trade your way to financial freedom (En español: Tener éxito en trading, Ed. Valor, 2007). En él pretende demostrar, recogiendo estudios de su colega Tom Basso, que en un sistema las reglas de salida y la gestión del tamaño de la posición son más importantes que las entradas. Para ello diseñan un sistema con las siguientes reglas:

 

-  Si el sistema está flat nos posicionamos largos o cortos aleatoriamente y con probabilidad igual al 50% con una orden a mercado  al cierre de barra (barras diarias).

-  Una vez posicionados, se coloca un stop de volatilidad a 3 ATRs del precio de entrada, considerando como estimador de volatilidad un ATR de 10 días.  

Trailing Stop: Cada día se recalcula el valor del stop para mantenerlo a una distancia fija de 3 ATRs del cierre de la barra anterior.

-  Se arriesga el 1% en cada operación, manteniendo esta cantidad constante aumente o disminuya el Net Profit.

 

En la siguiente imagen podemos ver un stop tipo chandelier como el descrito por Tharp:

 

tradingsys 

 

Según Tharp este sistema fue probado en 10 mercados de futuros y resultó ganador un 80% de las veces operando con un solo contrato, porcentaje que llegó al 100% al añadirle la sencilla regla de gestión monetaria.

Otros estudios han tratado de replicar el sistema de entradas aleatorias descrito por Tharp y las conclusiones son contradictorias. En la mayoría de los casos el CAROR (retorno anualizado) es  positivo en el largo plazo pero se sitúa ligeramente por debajo del mercado de referencia.  Por tanto, la estrategia no genera alpha. En este hilo del foro de TradingBlox encontramos un interesante debate sobre el tema que sintetiza lo ya dicho.

 

3.- EL EDGE ESTÁ EN EL ESPACIO POSICIONAL.

 

También hay quienes entienden que el edge no es un problema de entradas ni salidas, sino de lo que hacemos durante el tiempo que está abierta la posición. Básicamente podemos hacer dos cosas:

 

a) Construir reglas dinámicas que modulen el riesgo en función de la volatilidad u otros factores inherentes al mercado.

b) Implementar algoritmos de gestión monetaria y modelos avanzados de rebalanceo continuo del portfolio.

 

La cuestión es: ¿Se puede ganar dinero aumentando o disminuyendo ‘inteligentemente' el tamaño de la posición, incluso con entradas aleatorias? Y en el caso de la operativa en el nivel de portfolio: ¿Se puede generar alpha seleccionado activos (por ejemplo acciones cotizadas) al azar y balanceando ‘inteligentemente' su peso en la cartera?

Desde la teoría del juego se han propuesto ejemplos muy sencillos, uno de ellos lo describe Ryan Jones en su obra The Trading Game (Wiley, Nueva York, 1999): ¿Se puede ganar dinero lanzando monedas al azar en el típico esquema gano (cara), pierdo (cruz)? La respuesta es sí, pero... Supongamos un juego completamente simétrico en el que se gana en cada tirada exactamente lo mismo que se pierde. En tal situación la esperanza matemática es 0 y ningún algoritmo de gestión monetaria (MM) resultará de ayuda. Ahora supongamos que cuando sale cara ganamos 100€ y cuando sale cruz perdemos 97€. Ya tenemos un pequeño sesgo a nuestro favor. Pues bien, incluso con esa pequeña ventaja del 3% podemos diseñar estrategias MM que permitan amplificar tal asimetría.

Pero claro, ahora viene la pregunta del millón: ¿Si creemos en la aleatoriedad de los mercados y pensamos que no es posible encontrar ningún edge aprovechable, de dónde sacamos esa pequeña ventaja? La respuesta es muy sencilla: La sacamos de la deriva natural de los mercados. Los mercados ya incorporar un sesgo positivo en el largo plazo que les hace pedalear por una pendiente media, descontando la inflación, del 5'5% y que está relacionada con factores macro (política de tipo, expansión monetaria, inversión pública, etc.)  que favorecen el crecimiento económico global. 

Con este hecho en mente, podemos diseñar un sistema solo de largos, extremadamente simple y que mimetice, incluso mejore, el movimiento natural de un mercado. También podemos construir una cartera aleatoria de acciones y aplicar algún algoritmo avanzado de  balanceo dinámico. Pero ni que decir tiene que, aunque la teoría matemática del portfolio universal está plenamente desarrollada, su puesta en práctica genera un serio problema de fricción: La continua rotación de activos y el escalado diario de posición no salen gratis (Véase: Dawn Levy:   "Universal portfolios take investors back to the future"), el peso de las comisiones puede acabar devorando la rentabilidad potencial de estas estrategias.

 

En cualquier caso, recapitulemos:

 

Quienes defendamos la viabilidad del trading cuantitativo estamos convencidos de que el mercado no es completamente eficiente y que existen numerosas oportunidades para desarrollar estrategias capaces de capturar y aprovechar estas ineficiencias. Por tanto, hay edge en las entradas. Cosa bien distinta es afirmar su prevalencia en el tiempo: Los sistemas se rompen. Tienen un ciclo de vida más o menos largo que está vinculado a la marcoépoca o configuración específica del mercado que contiene tal ineficiencia.

Los subsistemas de salida y de gestión de la posición juegan un papel muy relevante en el diseño de una estrategia, contribuyen decisivamente a mejorar sus ratios y, lo más importante, hacen que la estrategia sea viable en términos R/R para un perfil inversor dado.   En mi opinión el edge está en el sistema; es la estrategia como un todo la que puede generar alpha o comportarse como un cacharro inútil incapaz de sacar cabeza sobre el insondable arcano. Recuerden que el objetivo de un portfolio sistemático es batir al benchmark o mercado de referencia. Incluso aunque no pierda, si no consigue hacerlo mejor que una estrategia pasiva, entonces no nos vale para nada. Por ello, y a otro nivel, también podemos considerar que hay edge en la correcta selección y ponderación de las estrategias que constituirán el portfolio.

 

Andrés A. García.

© Tradingsys.org , 2015.


Si usted es ciudadano o residente en los EE.UU. debe leer la siguiente advertencia.

 

IMPORTANT RISK DISCLOSURE

Futures based investments are often complex and can carry the risk of substantial losses. They are intended for sophisticated investors and are not suitable for everyone. The ability to withstand losses and to adhere to a particular trading program in spite of trading losses are material points which can adversely affect investor returns.

Past performance is not necessarily indicative of future results. Data and graph above are intended to be mere examples and are for educational and illustrative purpose only, and do not represent any trading recommendation.

 

Please read carefully the CFTC required disclaimer regarding hypothetical results below.

HYPOTHETICAL PERFORMANCE RESULTS HAVE MANY INHERENT LIMITATIONS, SOME OF WHICH ARE DESCRIBED BELOW. NO REPRESENTATION IS BEING MADE THAT ANY ACCOUNT WILL OR IS LIKELY TO ACHIEVE PROFITS OR LOSSES SIMILAR TO THOSE SHOWN; IN FACT, THERE ARE FREQUENTLY SHARP DIFFERENCES BETWEEN HYPOTHETICAL PERFORMANCE RESULTS AND THE ACTUAL RESULTS SUBSEQUENTLY ACHIEVED BY ANY PARTICULAR TRADING PROGRAM. ONE OF THE LIMITATIONS OF HYPOTHETICAL PERFORMANCE RESULTS IS THAT THEY ARE GENERALLY PREPARED WITH THE BENEFIT OF HINDSIGHT. IN ADDITION, HYPOTHETICAL TRADING DOES NOT INVOLVE FINANCIAL RISK, AND NO HYPOTHETICAL TRADING RECORD CAN COMPLETELY ACCOUNT FOR THE IMPACT OF FINANCIAL RISK OF ACTUAL TRADING. FOR EXAMPLE, THE ABILITY TO WITHSTAND LOSSES OR TO ADHERE TO A PARTICULAR TRADING PROGRAM IN SPITE OF TRADING LOSSES ARE MATERIAL POINTS WHICH CAN ALSO ADVERSELY AFFECT ACTUAL TRADING RESULTS. THERE ARE NUMEROUS OTHER FACTORS RELATED TO THE MARKETS IN GENERAL OR TO THE IMPLEMENTATION OF ANY SPECIFIC TRADING PROGRAM WHICH CANNOT BE FULLY ACCOUNTED FOR IN THE PREPARATION OF HYPOTHETICAL PERFORMANCE RESULTS AND ALL WHICH CAN ADVERSELY

 

 
No es posible añadir comentarios sin hacer login
 
Modificado por TradingSys (AndG) - 17 Oct 2015
 
 

* Campos obligatorios

 
 

 
 

Secciones

 
 
 

Entradas recientes

 
 

Enlaces