Bolsa: Tarifa plana, ya.
 
 

Bolsa: Tarifa plana, ya.

 
TradingSys (AndG) - 3 Oct 2012
1 comentario
 

tradingsys El hecho de que en los presupuestos del Estado para 2013 la recaudación esperada por las plusvalías a corto plazo ascienda a la raquítica cifra de 90 millones, nos da una idea del carácter meramente propagandístico de esta nueva figura tributaria.  Si la legión de reputados expertos del gabinete Montoro sabía de antemano que su impacto real sería nulo, y posiblemente negativo,  ¿por qué  sacrificar al pequeño inversor en la hoguera de las vanidades sin perturbar para nada el plácido sueño de los elefantes blancos?

 

Ayer mismo discutíamos al calor de unas cañas si una medida así es compatible con la lógica, en estos últimos tiempos bastante desdibujada, de  un partido conservador o se acomoda más bien al discurso de una izquierda comprometida desde siempre con cosas como la tasa Tobin o los impuestos a las grandes fortunas.  Pues bien, tras no pocas discusiones, acabamos llegando a la con colusión de que el nuevo gravamen a las rentas más especulativas es de derechas. Pero muy, muy de derechas. 

 

Vemos por qué:

 

1.- Desincentivar la operativa bursátil a corto tiene un efecto beneficioso sobre otras alternativas inversoras más convencionales como depósitos, fondos y planes de pensiones. Es decir, el dinero se queda donde siempre debió estar, en la banca tradicional de toda la vida. Deja de estar en posesión pequeños "aventureros", "ludópatas" y "vagos improductivos" que armados con artefactos tan extraños y peligrosos como las plataformas online y los sistemas de trading, están perturbando el orden natural de las cosas. O sea, que el dinero de la plebe entre en la banca y se quede en la banca. Que el grueso de los beneficios, salvo cuatro inmundicias,  se comparta entre la banca y el monito que toca la pianola para la banca (el político de turno). Y claro, cómo no, que los riesgos y pérdidas estratosféricos en que pueda incurrir la banca con su inmensa capacidad de apalancamiento (...esto al parecer no es especulación) se socialicen convenientemente entre todos los ciudadanos. ¡Ven! Si ya se lo decía yo. El planteamiento es muy de derechas.

 

2.- Este gravamen no afecta para nada a las  SICAVs  que, pese al rechazo social que suscitan, seguirán tributando por sus plusvalías financieras, dividendos, intereses y rendimientos del capital mobiliario al tipo fijo del 1%. Cierto que la venta de acciones de la SICAV y el reparto de dividendos tributan según el tipo general del impuesto de sociedades (30%) o el IRPF de cada socio. Pero no es poca ventaja la posibilidad de retener las plusvalías y poder diferir su pago a voluntad. En resumen, las grandes fortunas españolas pueden dormir tranquilas y seguir invirtiendo como antes.

 

3.- La empresas de servicios de inversión (ESI) están heridas de muerte, el gobierno lo sabe y por eso no le importa darles el tiro de gracia con la citada reforma fiscal. Según el reciente informe de la CNMV sobre los mercados de valores y sus agentes,    el año pasado fue horroroso para las ESI, con una caída del beneficio del 21,5%. Pero los datos del primer semestre de 2012 son los peores desde 1995, cuando aún las transacciones se hacían en pesetas. Las EAFI (empresas de asesoramiento financiero), cuyo número en julio era de 173, no han llegado a facturar ni medio millón de euros durante el primer semestre.  En este contexto no es de extrañar que al señor Montoro no le tiemble el pulso al firmar la defunción de facto de este sector financiero. Sencillamente, es demasiado pequeño como para resultar preocupante y, además, "nuestros amigos de la banca" sabrán capitalizar este golpe de gracia.

 

4.- Nunca se han hecho la pregunta de ¿por qué se cuelga el san Benito de "especulativas" a las inversiones de menos de un año?  ¿Por qué no fijar el listón en los 14 meses, en los 18 o en los 24?   A fin de cuentas, nadie podrá justificar con argumentos racionales que vender nuestras acciones del SAN o de TEF a los 10 meses sea más o menos especulativo que hacerlo tres meses después; ni mucho menos que este proceder genere las graves distorsiones que se imputan a los "malvados especuladores". A mi juicio, esta  elección no es arbitraria, ni neutra ni bien intencionada. A nosotros, inversores independientes condenados al day trading o, como mucho al swing, debido -entre otros factores- al reducido tamaño de nuestras cuentas, nos dará igual.  Pero a los grandes gestores institucionales posiblemente no,  ya que, por definición, son inversores a largo: Los charts que manejan se miden en barras de semanas o meses y los procesos de rotación de carteras y asignación de activos en años. Todo encaja: El año es el patrón medida  que mueve las grandes finanzas.  A usted y a mí, pobres especuladores a corto, no van a regalarnos la hipotética ventaja de avanzar como gacelas en la jungla de los paquidermos;  de operar alegremente en marcos temporales de semanas, días y horas. Nuevamente gana la banca. Pero, ¡demonios! Podemos imaginar algún territorio en el que la banca no  gane siempre.

 

En un momento en que el interés de hogares españoles por  los activos financieros ha caído desde el 12% del PIB, en 2006, hasta poco más de un 2%, y la inversión en bolsa es puramente testimonial, tal y como podemos apreciar en el gráfico inferior:

tradingsys 

 

Un no puede dejar de plantearse las siguientes preguntas:

 

- ¿Conviene desincentivar aún más la inversión en bolsa expulsando del mercado precisamente a los inversores más activos? 

 

- ¿Realmente los bolseros de toda la vida y los inversores online  se van a arrojar en manos del señor Montoro o, peor aún, de los productos que ofrece la banca tradicional?

 

- Y, aunque solo sea de manera retórica, ¿esta medida aumentará la recaudación del Estado?

 

Para responder a estas  cuestiones, comencemos por analizar el ecosistema en el que habitan los "malvados especuladores". Entre los particulares asiduos a la bolsa encontramos dos grupos bien definidos:

 

-  Los que viven exclusivamente del trading gestionando sus propios patrimonios. Sin duda muy pocos, pero tremendamente activos, con una notable cultura financiera y una inversión nada desdeñable  equipos informáticos, plataformas, software, formación especializada,  etc.  Personas que durante mucho tiempo y con no poco esfuerzo han hecho del trading su forma de vida y que, lógicamente, no se van a quedar parados ante un gravamen prácticamente confiscatorio  que hace inviable esta forma de vida.

 

- Los que operan con asiduidad pero tienen el trading como segunda profesión o fuente de ingresos. En este caso resultará quizá más problemático e incierto sumarse a la diáspora de personas y capitales que ya se apunta en numerosos medios como claro efecto colateral  de la medida del gobierno.    

 

Entre los inversores del primer grupo habrá algunos que traten de explorar la fórmula societaria, pasando a tributar a lo sumo un 30% por las plusvalías. Sin embargo, las opciones más tentadoras serán la deslocalización, fijando la residencia fiscal en cualquier país con baja o nula presión fiscal, o la creación de estructuras offshore que, aun rozando el ordenamiento jurídico, no supongan una evasión, sino una elusión de impuestos.  Seguramente algún conocido bufete especializado en fiscalidad internacional estará en este momento  haciendo su agosto con el diseño de estructuras fiscales a la carta. Para los inversores con alto poder adquisitivo también está la posibilidad de constituir SICAVs y fondos de inversión en  Luxemburgo , país que ofrece muchas más facilidades y mayor estabilidad jurídica.

 

Los inversores del segundo grupo  quizá no lo tengan tan fácil para eludir el "montorazo", pero cuesta creer que se resignen de manera obediente y disciplinada a regar las arcas públicas con unos beneficios, cuando los hay,  tan erráticos y difíciles de obtener. Lo más probable es que dejen de asumir el  riesgo, tiempo y esfuerzo que supone dedicarse al trading  y se centren en otras actividades. De este modo, el Estado dejará de recaudar un parte apreciable de los ingresos previstos, más de una sociedad de valores tendrá que cerrar y la bolsa española estará un poco más anémica de lo habitual.

 

¿Existen alternativas para aumentar la recaudación del Estado más inteligentes y eficaces que desvalijar al pequeño inversor independiente? Naturalmente.  Ahora bien, desconozco si serán del agrado de la mano que mueve los hilos.

 

A mi juicio sería mucho más rentable y justo establecer una tarifa plana para el inversor particular que quiere operar libremente  en todos los mercados y productos. A poco que lo pensemos, el acceso igualitario a los mercados también es un componente esencial de una democracia madura. Y, por otra parte, cuesta entender que los inversores  que dedican tanto tiempo y esfuerzo al trading, y que se dejan un chorro de dinero en cánones y comisiones, tengan un tratamiento fiscal  tan diferente al de quien compra unas acciones y no se vuelve a acordar de ellas en varios años.

 

Si la única finalidad del Estado fuese recaudar más, comprensible en la coyuntura actual, haría bien en plantearse una estrategia recaudatoria muy distinta a la de penalizar, dividir, ahuyentar y expulsar de los mercados a los inversores más activos;  aquellos que sostienen a duras penas el negocio de las sociedades de valores y aportan algo de liquidez a nuestro macilento casinejo local, sobre todo ahora que el capital extranjero brilla por su ausencia.

 

Para que una tarifa plana fuese viable debería ser pequeña y aplicarse a la totalidad del capital especulativo. Quizá bastaría con tomar como base el tipo de interés legal del dinero, revisado anualmente en Ley de Presupuestos Generales y que ronda el 4%. Aunque aparentemente parezca un gravamen pequeño, su aplicación sobre la totalidad de las cuentas depositadas en un broker (de efectivo, de valores, de margen, etc.) tendría un efecto recaudatorio considerablemente mayor que el impuesto actual, ya que:

 

a) Un porcentaje enorme de los inversores a corto (que algunos estudios elevan hasta el 90%) son perdedores netos que, en un plazo de 1 a 3 años, acaban engrosando las filas de los largoplacistas o  abandonando los mercados.

 

b) Sería un impuesto difícil de eludir para quienes operan con brokers extranjeros:  Hasta la fecha el control de las cuentas foráneas se venía haciendo con cierta laxitud atreves de la declaración informativa DD1 al Banco de España. Sin embargo, ahora se añade una nueva vuelta de tuerca con la declaración tributaria de los bienes en el extranjero, cuya elusión tendrá consecuencias jurídicas, un régimen sancionador específico y fuertes multas.

 

Por otra parte, los beneficios de una tarifa plana como esta serían múltiples:

 

- Tendría un carácter universal y proporcional al capital invertido. Por tanto, sería más justo.

 

- No penalizaría el talento y habilidad gestora de los traders con mayor capacidad de generar beneficios que, de otro modo, se verían forzados a abandonar la bolsa o abandonar el país.

 

-  Su carácter ineludible serviría para ahuyentar al especulador ludópata que,  con escasa formación y nula experiencia, se acerca a los mercados como quien accede a un casino y suele ser un perdedor nato. Con la aplicación de la tasa, este inversor, acabaría regresando a las cálidas arenas de la banca tradicional.

 

En definitiva, tendríamos una operativa más profesionalizada, que no desperdicia capital humano penalizando de manera arbitraria e injusta el éxito y el trabajo personal. Y a cambio, el Estado recaudaría más.

 

 

 © www.tradingsys.org, 2012.

Andrés A. García.

 

 

 

Comentarios

 

MARQUESITO - ES UNA POSIBLE SOLUCION

Hola Andres. 
 
Con la de problemas más importantes que hay por solucionar y nos vienen a tocar las narices siempre a los mismos, en fin.  
 
Como decías, una pequeña tarifa casi imperceptible si se aplica a todo el panorama inversor y por tanto a todos los actores del mercado -y no solo al pequeño emprendedor- sería una fuente importante de financiación que acallaría tanto a la opinión internacional al mejorar los ingresos como a la opinión ciudadana, que asimila la situación actual a los desmanes de la banca y de la "especulación" . 
 
Un saludo
No es posible añadir comentarios sin hacer login
 
Modificado por TradingSys (AndG) - 4 Oct 2012
 
 

* Campos obligatorios

 
 

 
 

Secciones

 
 
 

Entradas recientes

 
 

Enlaces