Operativa con ETFs: Panorama general
 
 

Operativa con ETFs: Panorama general

 
AndyG - 13 Jul 2017
0 comentarios
 

Desde que en 1993 comenzase a cotizar el mítico SPY, la irrupción de los ETFs en los mercados financieros se ha convertido en un fenómeno imparable cuyas  cifras abruman: más de 10.000 productos cotizados que mueven unos 3’5 billones de dólares y un crecimiento a escala mundial del 28% al año. A este éxito contribuyen sus dos características clave: sencillez y diversidad.

La operativa con ETFs es tan sencilla y fácilmente comprensible como pueda ser la compra de acciones de cualquierempresa. Al comprar acciones de un ETF adquirimos una participación en la carterade activos del fondo cotizado. De este modo, si compramos una acción del QQQ,estamos invirtiendo $142,34 (precio del 05/06/2017) en una cesta de valores quereplica la composición del NASDAQ-100. Como se puede apreciar, el potencialdiversificador es máximo ya que, con muy poco dinero, estamos invirtiendo engrandes índices, sectores específicos de la economía, mercados emergentes,divisas, bonos, materias primas o cualquier otros subyacente imaginable.   


Veamos un ejemplo:

Con un capital modesto de $10.000 queremos construirun portfolio de perfil conservador que invierta un 25% en renta variableestadounidense, otro 25% en RV internacional, un 30% en renta fija a largoplazo y  20% en renta fija medio plazo.Para ello elegimos los siguientes productos:




Y este sería el resultado:



* Backtestrealizado con Portfolio Visualizer.


1)   TIPOLOGÍA DE PRODUCTOS INVERTIBLES

 

Los ETP (Exchange Traded Product) son unaamplia variedad de productos financieros que comparten las siguientes características:


  • Cotizan en los mercados secundarios de valores,estando sometidos a su normativa local y en muchos casos a directivas internacionales como la UCITS.
  • Igual que los fondos de inversión, cuentan con una entidad gestora y otra depositaria, además de especialistas o proveedores de liquidez que tienen la obligación de garantizar precios de compra y venta a lo largo de toda la sesión, actuando como contraparte en las transacciones.
  • Al cotizar durante toda la sesión, su valor liquidativo es transparente y puede ser consultado por los inversores en tiempo real.
  • Los tipos de órdenes para comprar estos productos son análogos a los de las acciones (a mercado, limitadas, en stop, etc.) y, en muchos casos, la apertura de posiciones cortas también está permitida.
  • Suelen tener como subyacente índices, materias primas, divisas, bonos, bienes inmuebles, derivados y, en general, cualquier producto invertible. De hecho hasta se pueden crear ETFs de ETFs.
  • Transparencia: La composición del producto está claramente detallada y es pública. Incluso si se trabaja con productos sintéticos, construidos a base de derivados, o de gestión dinámica, las formulas y reglas que determinan su composición deben estar publicadas. 


Bajo la denominación de ETPs encontramos tres tipos de productos con características similares en cuanto a forma de cotización pero con estructura y riesgos asociados diferentes:


a)  Los ETFs (Exchange Traded Funds) son fondos cotizados diseñados para replica el comportamiento de un determinado índice general o sectorial. La cartera de un ETF está compuesta por las acciones que componen el índice de referencia en las proporciones necesarias para replicarlo con la mayor precisión posible. Cuando invertimos en un ETF estamos comprando una parte de la cartera del fondo, por tanto tenemos derecho a reparto de dividendos. De hecho algunos productos de esta categoría están diseñados específicamente para obtener buena parte de la rentabilidad vía dividendo;rentabilidades que en algunos casos superan el 4% anual (véanse: PFXF, PFF o HYEM)

 

b)   Los ETCs (Exchange Traded Commodities) en lugar de seguir a un índice, replican la evolución de materias primas: Gas Natural,petróleo, oro, plata. Están diseñados para seguir la evolución de un producto específico o de índices de commodities como el de metales industriales (S&PGSCI Industrial Metals) o el de productos agrícolas (S&P GSCI Agriculture Index). La mayor parte de los ETCs son de tipo son sintético: Invierten en las materias primas mediante futuros, opciones y swaps. Solo algunos ETCs especializados en metales preciosos compran físicamente el subyacente. Debido al uso mayoritario de productos derivados se considera que los ETCs son productos más arriesgados que los ETFs al tener riesgo de contraparte.

 

c)   Los ETN (Exchange Traded Notes) no son fondos, sino instrumentos de deuda subordinada. No poseen directamente ningún título, son notas (similares a un bono) emitidas por una entidad financiera. Por lo demás, cotizan exactamente igual que los anteriores productos. Son, con diferencia, el  producto más arriesgado; una nota es una merapromesa de devolver el principal, pero no está respaldada por ningún subyacente,sino por la calidad financiera (o rating crediticio)de la propia entidad emisora. Por tanto, además del riesgo de contraparte,existe riesgo de crédito: En caso de quiebra, como ocurrió con Lehman Brothers,los inversores podrían perder todo su dinero. En suma, los ETN son más recomendables como producto especulativo y para operativa en periodos cortos que como inversión a largo plazo.

En cualquier caso, al ser los fondos cotizados los productos más numerosos y populares, el termino ETF suele utilizarse de manera genérica para hacer referencia a todos estos productos,sustituyendo en la práctica al término ETP.


Los ETFs también pueden ser categorizados en función de la estrategia que sigue el fondo. De este modo tenemos:


  • ETFs pasivos o indexados: Están diseñados para seguir de la forma más precisa posible la evolución de un índice. Los gestores profesionales exigen un nivel de precisión muy alto, siendo las comisiones prácticamente el único elemento de desviación admisible respecto a la rentabilidad del índice. Se conoce como tracking error la diferencia entre la rentabilidad de un ETF y su índice o benckmark de referencia. Debido a que la eficiencia se obtiene ajustando los gastos y existe gran competencia en este tipo de productos, los ETF indexados son realmente baratos: Los más líquidos (SPY, IVV, VTI, EFA, QQQ,etc.) son los que replican grandes índices y su gasto total anual (TER.- total expense ratio) suele oscilar entre 0,07% y 0,3%.


  • ETFs de exposición inversa: Como su nombre indica, surgen paraposicionarse en el lado corto del índice o subyacente (bonos, materias primas,divisas) de referencia.  Sin embargo, sonproductos menos líquidos, más caros y con más riesgo que los ETFs convencionales. Su uso solo estaría justificado en el caso de que no se nos permita abrir cortos en el ETF. Cuando es posible, siempre es más eficiente y barato vender un ETF que comprar un ETF inverso. Por otra parte, un ETF inverso no sirve para cubrir el riesgo de una cartera en períodos prolongados o demucha volatilidad. La rentabilidad compuesta al alza no es simétrica de rentabilidad compuesta a la baja. Esta situación es similar a la del apalancamiento asimétrico. Por ejemplo, si un índice sube tres días consecutivos un 5%, la rentabilidad acumulada es del 15,76%. Pero si cae un -5% tres días consecutivos la pérdida acumulada será del -14,25%.

Veamos una situación realista:


 * Backtest realizado con PortfolioVisualizer

 

Este es el resultado de invertir $10.000 desde 2007 en una cartera formada por el SPY (SPDR S&P500) y otra por el SH (ProShares Short S&P500). A simple vista parecen dos curvas simétricas. Pero, como puede apreciarse, la rentabilidad acumulada está muy lejos de ser simétrica.

 

  •  ETFs Apalancados:  Este tipo de productos replican un índice de referencia con un determinado nivel de apalancamiento. En realidad, son fondos sintéticos o ETNs construidos con derivados. El factor de apalancamiento suele ser x2 y x3. También existen ETFs apalancados inversos. Este tipo de productos no son apropiados para inversores poco experimentados o aquellos que quieran construir una cartera para el largo plazo. Están considerados un producto especulativo y de riesgo, más indicado para hacer trading en períodos cortos.Sin embargo, el trading con ETFs apalancados es más costoso y menos eficiente que el trading con futuros. Así que, salvo algunos productos sintéticos muy específicos, al especulador profesional le tienen mejor cuenta operar con futuros.   En el gráfico inferior podemos ver tres ETFs sobre el S&P500 con distinto nivel de apalancamiento: SPY(x1), SSO (x2) y UPRO (x3): 


* Fuente: XTF.com


Al igual que los ETFs de exposición inversa, estos productos se ven sometidos al efecto de la rentabilidad compuesta. En periodos de un día las rentabilidades son perfectamente simétricas (x2, x3, x4) tal y como promete el folleto de cada producto. Pero, en períodos largos, la rentabilidad anualizada tiende a ser menor mientras que el riesgo (medido por la volatilidad) se mantiene. Por ejemplo, si nos fijamos en las estadísticas del gráfico superior, vemos que la rentabilidad anualizada del UPRO (23,11%) no es el triple que la del SPY(9,78%), pero la volatilidad sí es tres veces mayor (SPY = 13,22% y UPRO=39,60%). Por ello, el retorno ajustado por riesgo es bastante más favorable en el caso del SPY (0.80) que en el del UPRO (0,66).

 

 

2)   CLASES DE ETFs Y SU UTILIDAD PARA EL INVERSOR


Empieza a ser bastante complicado establecer una clasificación de ETFs debido a la enorme diversidad de subyacentes (prácticamente cualquier activo cotizado) y de criterios a la horade construir y gestionar el producto. Las grandes bases de datos (Morningstar,ETFdb) contienen decenas de categorías distintas. En este apartado, y sin ánimo de ser exhaustivos, vamos a centrarnos en las siguientes categorías:


1. ETFs Indexados a RV.- Los ETFs indexados a renta variable son un clásico. Los primeros en aparecer –y aún hoy los más demandados– son los que mimetizan a los grandes índices bursátiles. Se les denomina ETFs de gestión pasiva porque no buscan batir al mercado, su único propósito es replicar al índice de referencia con la mayor precisión posible.Los clientes habituales de este tipo de fondos cotizados son las instituciones financieras (a los gestores profesionales les resulta muy cómodo empaquetar nuevos productos tomando como base los ETFs más líquidos), los robo-advisors (como veremos en próximos artículos, la materia prima de la gestión automatizada son los ETFs indexados) ylos particulares que buscan construir portfolios bien diversificados para el largo plazo de manera eficiente y barata. Dentro de esta categoría encontramos:

 

    ETFs de índices nacionales.- Fondos que replican el comportamiento de los grandes índices bursátiles de países desarrollados. Por ejemplo:


                


     ETFs sobre índices globales.- Formados por grandes cestas de valores que seleccionan empresas de un conjunto amplio de países. Comprando estos ETFs estaremos apostando por el crecimiento a escala global. Ejemplos:


    


    ETFs sobre sectores específicos de la economía.- Han sido productos altamente demandados durante mucho tiempo. En la actualidad hay cientos de fondos que replican índices sectoriales del mismo país o de empresas similares a escala global. Permiten construir portfolios RV de forma más específica, por ejemplo, considerando estimaciones de crecimiento a medio ylargo plazo de un determinado sector de la economía. Suelen ser algo más caros que los ETFs indexados, aunque debido a la enorme competencia y alta demanda los gastos se hay reducido mucho. En la tabla inferior podemos ver ETFs de sectores tan dispares como biotecnología, distribución de agua, nuevas tecnologías, bienes de consumo o energías renovables: 


               

 

    ETFs de valor y  crecimiento.- Productos centrados bien en empresas y sectores maduras con alto dividendo, bien en empresas o sectores con un fuerte potencial de crecimiento. De este modo el gestor puede diversificar el portfolio dedicando una porción del capital a obtener rentabilidad vía dividendo y, otra, vía expectativas de revalorización. Ejemplos:


        

1)     

         

    2.  ETFs indexados a renta fija.- Son productos que buscan replicar índices de renta fija. Algunos invierten en renta fija de manera global y permiten acceder a la totalidad del mercado de bonos, pero la mayoría están especializados en un determinado segmento u horizonte temporal.  Algunos ETFs se centran en deuda pública a corto, medio o largo plazo, otros en bonos del tesoro o bonos corporativos. Dentro de este último grupo la oferta de ETFs está segmentada por niveles de riesgo crediticio (Ej. A- aaA) o regional (Ej. bonos del tesoro de países emergentes). Dos subgrupos de esta categoría que acaparan mucha atención son los ETFs de bonos convertibles (preferred stock / convertible bonds), considerados un producto híbrido de deuda y renta variable, y los ETFs sobre bonos High Yield (o bonos basura). Además de los productos indexados, también existen ETFs sobre renta fija de gestión activa que tratan de buscar los mejores activos en función de las condiciones del mercado. Vemos algunos productos de este grupo:


                       


    3. ETFs sobre materias primas.-  Los fondos que invierten en índices específicos y cestas diversificadas de materias primas están teniendo mucho auge como instrumento para diversificar carteras tradicionales compuestas por acciones y bonos.  La fuerte revalorización de algunos productos agrícolas y metales raros, así como los continuos movimientos especulativos y cíclicos ligados a los procesos de acumulación y distribución hacen que estos productos tengan escasa correlación con los índices y contribuyan a suavizar la curva de resultados en las caídas bursátiles. Por otra parte, para el inversor poco experimentado, supone un gran alivio poder invertir en estos productos complejos mediante la simple compra de participaciones en lugar de recurrir a combinaciones de derivados y estar siempre pendiente de las fechas de vencimiento. Los ETFs de materias primas se dividen en dos categorías generales: Productos blandos y productos duros. En el primer grupo encontramos productos agrícolas y perecederos y, en el segundo, metales industriales, metales preciosos y energía. En general estos productos son más caros que los ETFs sobre índices y bonos. Ejemplos de este grupo:


                


    4. ETFs de divisas.- La mayoría de estos productos son ETPs que replican los cruces de pares de monedas y periten apostar por la revalorización o depreciación de una moneda frente a otra. Así, para apostar por el par EUR/USD, en lugar de acudir al FOREX, podemos comprar participaciones del FXE (Guggenheim CurrencyShares Euro Currency) y mantenerlas a largo plazo en cartera. Una estrategia de posicionamiento en mercados globales que cubra el riesgo de divisa también se puede abordar mediante la combinación de ETFs sobre índices bursátiles internacionales y ETFs. de divisas. Últimamente han aparecido “ETFs de divisa cubierta” (Equity Hedged ETFs), que combinan en el mismo producto las ventajas de invertir en una cesta bien diversificada de índices mundiales y la cobertura frente a las fluctuaciones monetarias. Esta opción es excelente para carteras a muy largo plazo ya que sería literalmente “comprar y olvidar”. Sin embargo, todavía no hay mucha oferta de estos productos, sobre todo con la moneda base en euros. Últimamente también están apareciendo ETFs monetarios de gestión activa que apuestas por distintas combinaciones de divisas en función de la coyuntura internacional. Veamos ejemplos:

         

                  


    5.  Portfolios diversificados de ETFs.-  Forman parte de esta categoría productos muy diversos con una característica común; agrupan en un único ticker la exposición a múltiples mercados, materias primas y divisas.  Podemos considerar que estos fondos realizan una gestión semiactiva; por un lado compran en bloque otros ETPs que replican índices y, por otro, lo hacen siguiendo un esquema de ponderaciones y rebalanceos periódicos con los que se busca la consecución de los objetivos previstos en el diseño del fondo.  En esta categoría podemos situar los llamados ETFs Smart-Beta cuyo propósito es obtener beneficios que superen a los grandes índices de referencia pero manteniendo un riesgo equivalente. Esto se consigue implementando estrategias específicas que pueden evaluarse en backtest. Algunas de estas estrategias se basan en el “valor”, ponderando la robustez de las empresas y la rentabilidad por dividendo, otras en el “crecimiento”, centrándose en factores fundamentales como el incremento de las ventas, los flujos de caja o las expectativas sectoriales de crecimiento. También abundan las estrategias de “momento”, “market timing” y “tactical asset allocation” que combinan análisis técnico y fundamental. Ejemplos de este grupo: